luly

Me llamo Luly, tengo diez años y paso a sexto grado. Soy de Bahia Blanca pero hace más o menos un año me mudé con mi familia a Buenos Aires. Mis papás se separaron así que tengo dos casas. Papá es fotógrafo, mamá es periodista, mi hermano Agustín tiene 14, mi hermana Paula tiene 18 y es insoportable, y está el Gato Combotas, así todo junto y con m, porque antes de la b larga va una m, es regla ortográfica.

12.9.05

Volvió Papá

Volvió papá. Ayer a la noche llegó y vino a darme un beso a la cama. Yo no entendía nada, porque duermo con un oso y en un momento pensé que era el oso, pero cómo iba a ser... Abrí los ojos y era papá. Casi me pongo a llorar de contenta. Nos dimos un abrazo bien fuerte y me dijo que me había extrañado. Menos mal, porque yo lo extrañé un montón. Yo quería que se quedara al lado mío hasta que pudiera dormir otra vez pero me quedé con las ganas. Ni se lo pedí porque no me animé, porque hace un tiempo, el verano pasado, hablamos de que ya era grande y que tenía que dormirme sola, sin que papá o mamá se quedaran conmigo. Como a mí me gusta ser grande no me animé a decirle que se quede, aunque la verdad es que me moría de ganas.
Igual me dormí contenta porque dijo que hoy me iba a pasar a buscar por la escuela así almorzábamos juntos y que si estaba lindo (estos días están re lindos!!) me iba a llevar a comer sandwiches al jardín botánico, un jardín o parque, no sé, que todavía yo no conocía.
Así que hoy, hace un rato, papá pasó a buscarme por la escuela, y como el sol está radiante compramos dos sandwiches de milanesa, una coca y un agua y nos fuimos al jardín botánico, que no sé por qué se llama así, si es un parque, no un jardín. Papá me explicó que la botánica es la ciencia natural que estudia las plantas. Ahí sí está bien, porque es un parque que tiene plantas raras, aunque ninguna me llamó mucho la atención, quizás porque ni las miré.
Hay muchos gatos. Pero no cincuenta o cien. Para mí que hay más. Son infinitos los gatos del jardín botánico. Mientras comíamos se nos acercaban a pedir comida y yo quería darles pero no pude porque a papá no les gustaban, decía que son pulgosos.
Igual en un momento me olvidé de los gatos, de las plantas y hasta del sol. Yo estaba contenta. Era raro que papá me busque en la escuela pero a mí me gustó la idea.. Lo que pasó es que en un momento me lo dijo. Era como yo sospechaba. Papá dijo papá y mamá nos vamos a separar. Yo dejé de comer y me quedé mirándolo sin decir nada. Él me miró y creo que tampoco supo qué más decir. Después yo miré a un gato y al piso. Papá dijo no te preocupes, nos vamos a seguir viendo. Qué tontos son los grandes. Nunca pensé que no iba a ver más a papá. A veces parece que no saben qué decir y entonces dicen cualquier cosa.
Aunque él no quería yo le di comida al gato. Yo no quería que se separen y se separan, así que yo le dí comida al gato y no me importó. Igual no me retó ni dijo nada. Yo quería preguntarle cosas pero no sabía por dónde empezar. Creo que quería llorar pero no me salía. ¿Qué quiere decir que se van a separar? Pero no se lo pregunté, no me salió. Lo pienso ahora. Ya sé que lo voy a ver a papá y creo que mamá va a estar cada vez peor. No sé por qué pero me imagino eso. Yo pensaba y pensaba y él me miraba a mí y a los gatos. Lo único que le pude preguntar es si se quedaba a vivir acá o si volvía a Bahía. Por suerte me dijo que se queda. Aunque después me dijo que hay veces que va a ir a trabajar allá. No entiendo para qué me hicieron venir a Buenos Aires si al final todo salió mal. Si ellos se separan y papá trabaja allá. Para qué. Esta ciudad es divertida, pero es divertida cuando venimos de vacaciones, no cuando vivimos acá y todos se empieza a llevar mal y se dejan de querer.
Se lo dije y como él no sabía qué decirme me dio un abrazo. Enseguida juntó las cosas y dijo que se había hecho la hora de volver a trabajar y que yo tenía que hacer la tarea. Yo no quería hacer nada. No voy a hacer la tarea. Las cosas no son iguales que todos los días. Mamá y papá se van a separar. No sé bien qué es eso. No sé qué va a pasar hoy a la noche y tampoco estoy segura de si Agustín y Paula ya lo saben. Pero yo estoy triste. No quiero hacer la tarea. No quiero ver a mi mamá. No quiero que papá se vaya. Me tiro en la cama con el Gato Combotas, a ver si puedo dormir la siesta.

1 Comments:

  • At septiembre 13, 2005 3:35 p. m., Blogger nat said…

    me perdí, perdón mi estupidez e tal vez mi ignorancia. de verdad sos luly y estás en 5 grado? ( o me perdí una parte de la película?)

     

Publicar un comentario

<< Home